domingo, 30 de junio de 2013

Capitulo 20


Al llegar a Zaragoza, Javi y Val se quedaron en casa de éste. Tenían asuntos pendientes que era hora de resolver.
Cuando Val entró en casa de Javier sintió como si el tiempo no hubiera pasado. Todo seguía igual. Incluso él todavía conservaba en el salón alguna foto de los dos juntos “¿Por qué no me di cuenta de todos estos detalles la última noche que estuve aquí?”

- No se por donde empezar, Val –Le dijo mientras la sentaba a su lado en el sofá.
- Todo iba bien entre nosotros. En ese momento, era la mujer más feliz del mundo. Creía que nada ni nadie podía estropearlo. ¿Por qué lo hiciste? ¿Por qué me dejaste para irte con esa guarra? Porque no se le puede llamar otra cosa…

- Me dijo que estaba embarazada. Y yo la creí. Por el tiempo que tú y yo llevábamos juntos y por el tiempo que hacía que lo había dejado con ella, podía ser mío perfectamente. La creí y me arrepiento.
- ¡Todos veíamos que esa tía te estaba utilizando, menos tú! Y lo peor no es que creyeras que ese hijo podía ser tuyo, lo peor es que me echaras a mí a un lado para volver con ella. ¿Tanto te hubiera costado criar a ese hijo mientras tenías una relación conmigo?

- Val, te puedo asegurar que todos los días me arrepiento de lo que hice y de no haber tenido el valor de hablar contigo y darte una explicación. Fui un cobarde.
- Eso ya me quedó claro –Dijo Valeria intentando disimular su sonrisa.

- Pero los meses pasaron, el niño nació y gracias a unas estupendas pruebas de paternidad, quedó más que claro que ese niño no es mío. Ahora estará sacándole el dinero a otro y yo por fin tengo el valor de poder hablar contigo cara a cara.
- ¿Has vuelto a verla desde que nació la dichosa criatura? –Val no podía disimular al hablar, el desprecio que sentía hacia ella.

- Por suerte, no la he vuelto a ver.
- Te puedo asegurar que como algún día me la encuentre, de su preciosa cabellera rubia oxigenada no le quedará a salvo ni un pelo.

- Jajaja! ¡Harás bien en cobrarte lo que nos hizo! Porque nos lo hizo a los dos. Por su culpa me alejé de ti. No me lo voy a perdonar nunca. Pero cuando me enteré de que tú ibas a hacer las fotos del calendario, me di cuenta de que era mi oportunidad para recuperarte.
- Si te soy sincera, cuando me ofrecieron ese trabajo, lo acepté por ti. En el fondo me moría de ganas de verte aunque mi cabeza se negara. A pesar de los meses que habían pasado desde que lo dejamos y de todo el daño que me hiciste, no fui capaz de olvidarte.

- Y la noche que estuvimos juntos, ¿Por qué huiste? Todavía no lo entiendo…
- Sentí miedo. Miedo de volver a enamorarme más de ti y que me volvieras a hacer daño. No quiero volver a pasar por lo mismo.

- No va a volver a pasar eso. Tú eres mi pequeña. Lo que más quiero en este mundo. Yo tampoco te he podido sacar de mi cabeza durante este tiempo. Volvamos a empezar de cero. Como si todo lo malo que pasó, nunca hubiera pasado.
- Volver a estar contigo… Suena bien, ¿Verdad? –Contestó Valeria sin poder disimular su sonrisa.

- Suena muy bien, amor. Aunque necesito que me contestes a una última cosa ¿Quién era el chico con el que estuviste en NY y al que le regalaste ese beso en el aeropuerto?
-  Un amigo que me ha ayudado a entender que de quien de verdad estoy enamorada es de mi moreno de sonrisa cautivadora.

- Eres el mejor regalo de Reyes que pueda tener.
- Un regalo de los que duran toda la vida… -Le susurró a Javi en los labios mientras se sentaba encima de él y se daban un beso lleno de todo el amor que sentían.

 

Mientras, Miriam y Héctor sumidos en un completo silencio se dirigieron a casa de ella.
- Gracias por traerme -Dijo ella mientras intentaba abrir la puerta del coche.

Él observó con gesto severo sus inútiles intentos.
- ¿Vas a quitar el seguro?

- No -Contestó Héctor de forma cortante.
- ¿Qué pasa, estoy detenida? -preguntó ella con ironía.

- Si es necesario....
- Espera, que aún hay más después del numerito de Neanderthal del aeropuerto.

- Esta vez no vas a largarte sin escucharme y darme una explicación.
- ¿Explicación?

- ¿Quien es ese tío?
- No te importa. Que yo recuerde tú y yo no tenemos nada.

- ¡Basta ya! -Dijo él cerrando con fuerza los puños- ¿A que juegas?
- ¿A que juego yo? ¡Eres tú el que me tiene aquí encerrada!

- No aguanto más, Miriam. Has pasado mi límite. Me usaste para quitarte de encima a ese estúpido, no me coges el teléfono, me pides espacio y te lo doy sin rechistar, veo fotos tuyas abrazando y besando a otro y encima te pones chula cuando te pregunto. No voy a arrastrarme. Ya tienes la puerta abierta. Sólo te pido una cosa: Olvídame en cuanto salgas del coche. Yo intentaré hacer lo mismo.
Héctor se giró para mirar al frente poniendo las manos en el volante. Sus nudillos estaban blancos de la fuerza con la que lo agarraba. Le acababa de dar un ultimátum a Miriam y no sabia como iba a reaccionar, pero se estaba volviendo loco. Si ella deseaba marchar no la retendría. No iba a seguir luchando por algo sin futuro.

Miriam se estremeció al escuchar las palabras de Héctor. Se había portado fatal con él. Lo sabia, pero escucharlo de su boca, era diferente…
Héctor no había desaparecido ante el comportamiento de ella, como hacían todos. Él había dejado la decisión en sus manos: si no volvía a verle, la culpa iba a ser exclusivamente suya. ¿Iba a poder olvidarle? ¿Era capaz de cambiar y dejar de hacer daño a ambos?

- Un error -Dijo de repente ella en un tono de voz apenas audible.
- ¿Qué has dicho?

- Me has preguntado por ese tío –hablaba sin dejar de mirarse las manos- Y yo te digo que fue un error.
Héctor, perplejo, no sabia como reaccionar. Estaba preparado para excusas burdas, gritos, incluso que se fuera, pero no para la sinceridad y el arrepentimiento que sintió en sus palabras y su gesto.

- Adiós Héctor. -Dijo Miriam bajando del coche ante su silencio, pero pronto se vio rodeada por sus fuertes brazos.
- No te presionaré, pero necesito entender por qué haces esto. ¿Llegarás a contármelo algún día?

- Te lo prometo. -Contestó antes de fundirse en un apasionado beso.

5 comentarios:

  1. Que mejor manera de terminar la semana y coger energías para la que entra que leyendo este pedazo de capi!!!

    Me encanta!!! Conocer la historia de Val y Javier por fin, y la reacción de Hector comprensible 100% menos mal que ha reaccionado Miriam al final y ese beso... *_*

    Muchas ganas de leer como siguen las parejitas ahora que parece todo encaminado :)

    ResponderEliminar
  2. Comentarios como éste, son los que nos animan a seguir escribiendo!
    Muchas gracias por estar ahi una semana más!! :)

    ResponderEliminar
  3. venga, venga, que necesito otro capituloooooo

    ResponderEliminar
  4. Hola, pasamos para invitarte a un sorteo que quizás sea de tu interés, el premio es la realización de la portada de tu libro, blog novela, cuento…cualquier obra literaria que tengas lista o en proceso, para más detalles puedes consultarla en el siguiente link:
    http://rbcbook.blogspot.mx/2013/11/por-primera-vez-sorteo-gana-el-diseno.html
    Saludos.

    ResponderEliminar